Condenado a un año de prisión por espiar a sus empleadas.

juzgadosMounir Oulad fue condenado a un año de cárcel y a pagar 10.500 euros por un delito contra la intimidad, ya que el juzgado de lo penal considera probado que el condenado grabó imágenes y conversaciones de seis empleadas en los vestuarios y lavabos del restaurante de Ponferrada donde era encargado.

Supuestamente, Mounir instaló una mini cámara para tal fin, llegando a engañar a las empleadas diciéndoles que se trataba de un nuevo dispositivo electrónico que se utilizaba para registrar datos informáticos del local.

Cuando las empleadas se dieron cuenta de que era una cámara, denunciaron la situación ante el juez, quien ha considerado probado el daño y el prejuicio moral ocasionado a las víctimas. Por tal motivo, condena a Mounir Oulad a un año y un día de prisión, a indemnizar a cada una de las víctimas con 1.500 euros y a una multa de 1.400 euros por un delito contra la intimidad.

¿Acabas de presenciar un accidente o similar? Envíanos tus fotos, vídeos y noticias por WhatsApp

662 031 640 (Pincha desde el móvil)

¡Agréganos a tus contactos!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies