14 junio, 2024
León

La localidad de Valencia de Don Juan recibe a medio centenar de niños saharauis que disfrutan de unas ‘vacaciones en paz’ junto a familias de Castilla y León

La localidad de Valencia de Don Juan recibe a medio centenar de niños saharauis que disfrutan de unas ‘vacaciones en paz’ junto a familias de Castilla y León

  • El encuentro se ha celebrado en el complejo polideportivo del municipio, al que ha acudido el gerente de Servicios Sociales para conocer el desarrollo de las primeras semanas de este programa financiado por la Junta
  • Además de las estancias vacacionales, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades apoya otras iniciativas como los desplazamientos de menores por motivos sanitarios o para cursar estudios en la Comunidad

Un total de 127 menores saharauis, 67 niños y 60 niñas, se encuentran disfrutando desde el pasado 16 de julio de sus particulares ‘vacaciones en paz’ a lo largo y ancho de Castilla y León. Cada familia de acogida trata de que los pequeños, representantes de otra generación más de refugiados, conozcan la cultura de lo que en su día fue su metrópoli y puedan pasar un verano alejados de la hostilidad del desierto.

Para conocer sus impresiones tras la primera toma de contacto con la sociedad castellana y leonesa, el gerente de Servicios Sociales, Carlos Raúl de Pablos, ha mantenido un encuentro esta mañana con medio centenar de estos menores y sus familias de acogida en el complejo polideportivo y piscinas municipales de Valencia de Don Juan, en León. Una visita que ha contado con la participación de la directora general de Familias, Infancia y Atención a la Diversidad, Esperanza Vázquez, el delegado territorial de la Junta en León, Eduardo Diego, el gerente territorial de Servicios Sociales en esa provincia, Juan Antonio Orozco y el alcalde de la localidad, Ricardo Barrientos. Además, los han acompañado la presidenta de la Unión de Asociaciones de Castilla y León Solidarias con el Pueblo Saharaui (UACYL-SAHARA) y el delegado saharaui en Castilla y León, Abdalahe Hamad Ahmed.

Además de intercambiar saludos con los niños, el gerente y el resto de las autoridades han tomado el té al modo tradicional saharaui: en una jaima instalada por una familia de la asociación de León, a quien ha prestado apoyo logístico el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan. De Pablos ha hecho alusión no sólo al ya histórico programa ‘Vacaciones en Paz’, en el que siempre ha tenido una crucial participación la Junta de Castilla y León, sino también a la llegada de niños saharauis −y de otros países africanos− por tratamiento médico o a la iniciativa ‘Madrassa’, a través de la cual vienen menores para cursar estudios reglados.

Concretamente, el programa estival ha contado con ayuda de la Administración autonómica desde el año 2012, a excepción de los años de la pandemia. Para este verano, la cantidad establecida en el convenio de colaboración suscrito en junio por la Gerencia de Servicios Sociales y UACYL-SAHARA asciende a 35.000 euros. Con esa cuantía, la Junta financia gastos de transporte de los menores, seguros del personal contratado y voluntario, alquileres de inmuebles y vehículos, comunicaciones o material de oficina.

Con esta iniciativa, los niños, que viven durante todo el año en pleno desierto, conviven en un entorno familiar nuevo. Los acogedores se encargan de hacer frente al alojamiento, la manutención y parte de la educación. Así, durante unas semanas evitan un clima extremadamente árido y caluroso y sortean las complejas circunstancias vitales de su vida cotidiana, conocen otra cultura y costumbres y establecen nuevas relaciones de amistad con niños españoles y un estrecho vínculo con las familias. Además, también acceden a una mejor alimentación y tienen la posibilidad de acudir a reconocimientos médicos, puesto que se pone a su disposición la red asistencial sanitaria de la Comunidad.

Programas sanitario y educativo

No obstante, esta iniciativa vacacional no es la única vía de ayuda a los niños saharauis. Desde hace más de una década, está en marcha el programa de tratamiento médico, dirigido a niños de los campamentos, pero también a menores procedentes de otros países de África. Aquellos que precisen de intervenciones o tratamientos que no puedan acometerse en sus países de origen pueden ser asistidos en la Comunidad.

Desde 2012, se ha atendido en Salud Castilla y León a 13 menores. De ellos, seis eran saharauis. Sin embargo, cuatro de ellos procedían de Camerún y otros tres de Mozambique, Guinea Ecuatorial y la República del Congo. Este año, de hecho, se ha intervenido a un niño camerunés tras la solicitud de la Fundación del Hospital Mayo Rey de Burgos.

El otro programa que se lleva a cabo desde el curso 2012-2013 es ‘Madrassa’, para la escolarización de niños de más de 12 años que no sólo reciben la educación de la Comunidad, sino que conviven con una familia castellana y leonesa durante todo el año. Este curso se espera la llegada de ocho menores, al igual que el curso pasado.

Hasta la fecha, han cursado estudios 202 niños de distinto origen. La gran mayoría, 117, son saharauis. Pero también han llegado menores de lugares tan dispares como Ucrania, Rusia, Bolivia, Ghana, Senegal, República del Congo, Marruecos, México o Togo.

Convenio de colaboración

Hace poco más de un mes, la Gerencia de Servicios Sociales y UACYL-SAHARA suscribieron un convenio de colaboración a través del cual se articulan las relaciones, los compromisos y la financiación de todos estos programas, con los que se trata de mejorar la vida de los niños nacidos en los campamentos para refugiados establecidos en la provincia argelina de Tinduf y de otros con distinto país de origen.

En este convenio, concretamente, están representadas las 13 organizaciones que integran la Unión de Asociaciones, con sede en todas las provincias excepto en Valladolid, cuya entidad funciona de manera independiente.

De este modo, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través de la Gerencia, se compromete a prestar orientación y asesoramiento administrativos para tramitar las solicitudes de desplazamiento de niños en el contexto de cualquiera de los tres programas y a la aportación de 35.000 euros para ‘Vacaciones en Paz’. Mientras, UACYL-SAHARA se encarga de organizar los viajes, formar a las familias, recibir a los niños, coordinar actividades lúdico-educativas, supervisar las estancias y divulgar los proyectos de acogida temporal, entre otras actuaciones.

Compromiso económico duradero

La colaboración entre la Junta de Castilla y León y las asociaciones saharauis se remonta a hace casi tres décadas y ha ido adoptando diferentes fórmulas, destinadas todas ellas a canalizar fondos para financiar distintos ámbitos relacionados con el bienestar de los ciudadanos residentes en los campos de refugiados.

Además de las ayudas para cooperación al desarrollo, necesidades básicas y abastecimiento de recursos concedidas por el Gobierno autonómico, la Gerencia de Servicios Sociales ha venido apoyando a estas asociaciones a través varios convenios, fundamentalmente financiando ‘Vacaciones en Paz’. Desde 1997 hasta la fecha se ha aportado 1.177.091 euros, en los que se incluye la cuantía recogida para este año.

¿Acabas de presenciar un accidente o similar? Envíanos tus fotos, vídeos y noticias por WhatsApp

623 11 88 11 (Pincha desde el móvil)

¡Agréganos a tus contactos!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies